El aire acondicionado en las construcciones modernas

El aire acondicionado en las construcciones modernas

El mercado de aire acondicionado es amplísimo. Si se opta por elegir aire acondicionado Split, se recomienda analizar primero las ofertas de los distintos fabricantes y las características técnicas de cada aparato.

Un Split de aire acondicionado puede durar más de 10 años con un correcto mantenimiento, por lo que para tomar la decisión adecuada y escoger bien el equipo de aire acondicionado correcto es importante tener claras las distintas necesidades del usuario.

Sin duda es uno de los sistemas de climatización más extendidos a nivel doméstico. Cuando se habla de Split el mercado se refiere a la unidad interior de la instalación que requiere también de una unidad exterior que se instala en la fachada o balcón de la vivienda para extraer el aire caliente fuera. Una instalación de este tipo también puede contar con varias unidades Split. En este caso bien se puede mencionar, un sistema MultiSplit.

Los equipos de aire acondicionado Split requieren perforar la pared para conectar los tubos de la unidad exterior con la interior e instalar un desagüe para la evacuación de los condensados.

Los Split de aire acondicionado se comercializan en un amplio rango de potencias, consiguen buenos rendimientos y, según el modelo, son bastante silenciosos.
Para elegir el aire acondicionado justo, se debe calcular las frigorías o potencia frigorífica necesarias para absorber el calor de la vivienda o local. En este cálculo intervienen numerosos factores: superficie de las paredes, el techo, temperatura exterior, superficie acristalada, orientación de la habitación, sombras exteriores, ubicación geográfica, época del año, materiales de construcción… etcétera.

En la práctica se utiliza como base del cálculo unas 100 frigorías por metro cuadrado. Es decir, un recinto de 40 m2 necesitaría un aparato de 4000 frigorías. En cuanto a la potencia necesaria, para una habitación de 20 m2 bastaría con un aire acondicionado de 2,5 kW.

Los equipos de aire acondicionado, como aparatos consumidores de energía, deben traer a la vista una etiqueta energética que indique su nivel de eficiencia energética, con una valoración en colores y letras de la A++ para los más eficientes a la G para los que más energía consumen. A la hora de elegir un aire acondicionado, es importante tener en cuenta el consumo energético, lo que se traducirá en la factura energética a final de mes pero también en reducir las emisiones al medio ambiente.

Dicha etiqueta también muestra los valores de rendimiento estacional (SEER en el caso de aire frío y SCOP en el caso de aire caliente). Una cifra muy importante, ya que cuanto más alto sea este valor, menor será el consumo.

La mayoría de las instalaciones de aire acondicionado Split funcionan ya hoy en día con la tecnología inverter. La mencionada tecnología o sistema regula el mecanismo del aire acondicionado mediante el cambio de la frecuencia de ciclo eléctrico. En lugar de arrancar y parar frecuentemente, el compresor gira de forma continua, lo que ayuda a mantener constante la temperatura de la sala. Se asegura un gasto energético directamente proporcional a la capacidad de refrigeración requerida, evitando así consumos innecesarios y prolongando la vida del compresor.

Sin embargo, los equipos de aire acondicionado Split cada vez se presentan con más prestaciones complementarias a la única función «solo aire», como es el caso de los filtros purificadores de aire o los nuevos sistemas ionizadores, con filtros que depuran el aire de bacterias y polvo, ideal para los casos de alergias. Estos últimos sistemas pueden resultar algo más caros que los tradicionales, pero sin duda se gana en salud y confort.

Antes de la compra también el usuario debe tener en cuenta el nivel de potencia sonora del aparato, que viene reflejado en un apartado de la etiqueta energética. Si el Split va a instalarse y utilizarse en un dormitorio, no se recomienda superar los 24 decibelios.

¿Solo se pretende frío o también calor? En este caso se debe tener que elegir un aire acondicionado o bomba de calor reversible. Este sistema permite programar el aparato para dar frío en verano y para dar calor en invierno. Es un sistema realmente útil si lo que se necesita es calentar una estancia no demasiado grande o como complemento de la calefacción tradicional para los momentos más duros del invierno.

 

Noticia:elcordillerano.com